Digno eres, oh Señor, de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

Apocalipsis 4.11

Cuando el Señor creó al hombre a Su imagen (Génesis 1:26), lo creó con la gloriosa capacidad de ser un reflejo del él mismo. Fuimos creados para compartir literalmente su vida, su naturaleza, su carácter, su amor, su gozo y su paz. Así, el hombre en su identidad más elevada se encuentra cuando comparte su vida con el Señor y el Señor comparte su vida con el hombre.

Nada trae más placer al hombre que cuando el hombre agrada a Dios.

Por lo tanto, fuimos creados para adorar al Señor ya que Él es tan digno de recibir la gloria y el honor y el poder como nosotros hemos sido creados para complacerlo. Y nada traerá más placer al hombre que cuando el hombre agrade a Dios.

En Calvary Chapel amamos ofrecernos al Señor, adorarle, alabarle, regocijarnos y descansar en Jesús por todo lo que Él ha hecho por nosotros. Le adoramos por lo que ha hecho al tomar nuestro pecado sobre sí mismo y dar su vida por nosotros. Y le adoramos porque por siempre vive a la diestra de la Majestad en las alturas intercediendo por nosotros y presentándonos sin mancha. Adoramos al Padre, al Hijo y al Espíritu por todo lo que significan para nosotros por el resto de la eternidad. Sí, la adoración es el don precioso que Dios nos ha dado.

Pastor Don McClure.

Facebook
Twitter
Etiquetas: Last modified: 15 de julio de 2022