Cuando Chuck Smith nos pidió a Don McClure, Tom Stipe y a mí que fuéramos pasantes en Calvary Chapel, nos emocionamos. Las multitudes eran gigantescas y fuimos arrojados al océano del ministerio. Los tres estábamos en cada estudio bíblico que enseñaba el pastor Chuck Smith, además cada uno de nosotros conducíamos ya dos o tres estudios al mismo tiempo, ya sea en el campus o en las casas.

Tuvimos la bendición de aprender verdades profundas y ricas del pastor Chuck mientras nos sentábamos y escuchábamos capítulo por capítulo y versículo por versículo a través de la Biblia todos los domingos, lunes y jueves por la noche, y también los domingos por la mañana. De los primeros libros que aprendimos, junto con todo el resto de la iglesia, fue de la profundidad de Romanos. Sabíamos que moriríamos a nosotros mismos, tomaríamos nuestra cruz y seguiríamos a Jesús.

Como nota al margen, escuché sobre “estrellas” o maestros cristianos “famosos” que promocionaban sus nombres y conferencias. El pastor Chuck nunca atrajo la atención sobre sí mismo. No seguíamos a un hombre, sino a alguien que siempre nos apuntó hacia Jesús.

Jesús dio dones a los hombres para servir a su pueblo.

Aprendimos sobre el caminar en el Espíritu y tener una mente renovada. El libro de Efesios me iluminó cuando aprendí que yo era “hechura de Dios”.

Dios da dones a los hombres, cada uno de nosotros tiene un don para usarlo de acuerdo a una medida de fe. Cuando supimos que Jesús daba dones a los hombres para servir a Su pueblo, la “edificación de los santos” ocurrió con mucho fervor entre nosotros los internos.

Cuando me moví a San Diego CA., sin conocer a nadie, sin dinero ni ahorros, mi esposa Sandy y yo llegamos ahí por fe. Desde el inicio incorporé las cosas que el Espíritu Santo me había enseñado en Calvary Chapel Costa Mesa. El ministerio del pastor Chuck se puede definir fácilmente. Y es esa definición es la que he usado para plantar nuevas iglesias y comenzar nuevos ministerios y para enviar personas a todo el mundo para la gloria de Dios.

Esta es la sencillez que me ministró y aprendí al ver al pastor Chuck servir al Señor:

  • Ganar a la persona para Jesús.
  • Discipular a esa persona en Jesús.
  • Enviar a esa persona por Jesús.


Pastor Mike Macintosh, Horizon Christian Fellowship.

Facebook
Twitter
Etiquetas: , Last modified: 15 de julio de 2022